loader image

Estadio

Antes de fundarse Sporting, y hasta varios años después, los muchachos jugaban al fútbol en un un baldío que estaba ubicada frente a la Casona Mendizábal, el lugar exacto era la esquina de Brown y 9 de Julio. Esta canchita era conocida como “el terror de la loma” porque en la zona había muchos médanos y el terreno no estaba nivelado. Pero la primera cancha “oficial” de Sporting fue inaugurada en 1927, y estaba ubicado en las inmediaciones de la estación del Ferrocarril Sud, sobre calle Colón entre Rosales y Urquiza, donde el público se apoyaba en una baranda de madera para ver los primeros partidos del rojinegro en la Liga del Sur.

Luego en el treinta, se mudó la cancha a un predio cercano que pertenecía a la Base Naval, entre las vías de los Ferrocarriles Sud y Rosario a Puerto Belgrano, a la altura de las calles Mitre y Luiggi.

Al poco tiempo, en 1932, luego del ascenso de Sporting a la primera división, debió abandonar dichos terrenos de la base, y es a partir de aquí en donde se comienza a gestar la construcción del estadio actual.

Aparece en la vida del club don Pío Rossi quién ofreció una manzana en las calles Mitre y Saenz Peña a un precio sumamente accesible y tan ventajoso que el club podría pagarlo cómodamente.

Los socios fundadores del club trabajaron codo a codo con los simpatizantes rojinegros para construir el nuevo estadio del Club Atlético Sporting. Fue un trabajo muy duro pero la obra terminada fue un orgullo para todos los que intervinieron en ese momento histórico que vivía la institución.

El domingo 26 de Marzo, ante Huracán de Ingeniero White, el día en que el rojinegro realizó su primera presentación en la cancha de Mitre y Saenz Peña. Según los diarios de la época, una tarde excelente propicio la inauguración del nuevo campo de deportes de Sporting Ferro Carril Sud. Un gran número de personas presenció el cotejo, las cuales dejaron en boleterías una importante recaudación que fue destinada en su totalidad a las familias afectadas por las recientes inundaciones producidas en Bahía Blanca. El marcador final fue sólo una anécdota. Los hinchas y socios fundadores se quedaron en sus retinas con el buen juego desplegado por los once muchachos del club que salieron a la cancha, pero principalmente disfrutaron el marco espectacular que presentaba el nuevo estadio de Punta Alta.

La Asamblea de 1934 dio el apoyo a la Comisión Directiva para que se prosiguieran con los trabajos en la cancha.
Se planeo construir canchas de tenis, pelota y basquetbol, algo que los socios le reclaman al club que por ese entonces se dedicaba casi exclusivamente al fútbol. Y en 1936 se comenzó la contruccion de la famosa tribuna local: «La Vicera».

Paralelamente a estas obras se cambió la orientación del campo de juego, el cual quedó como lo conocemos actualmente.

En 1938 fue electo presidente el doctor Carlos Gustavo Gericke, y bajo su gestión, el día 9 de julio, se realizó la inauguración oficial de la nueva cancha.

En 1991 la Liga del Sur puso reglas claras y obligó a todos los equipos afiliados a tener césped en su terrenos de juego. La inauguración oficial del terreno de juego con el verde cesped, se produjo en 1992 pero días antes, previo a la victoria del rojinegro 1 a 0 sobre la tercera división de Boca Juniors, hubo un acto muy emotivo. En agradecimiento a tanta lucha y a una vida llena esfuerzo, la CD que presidía Alfredo Sánchez decidió bautizar el estadio de Sporting como “Enrique Mendizábal”. Fue el homenaje en vida más importante que ha logrado brindar el club en su historia.